Cómo realizar una limpieza facial profunda

Una de las mejores cosas que podemos hacer por nuestra piel es limpiarla a profundidad. De ese modo eliminamos las toxinas que se han incrustado en ella. En consecuencia, el cutis adquiere suavidad y una apariencia más luminosa. Al limpiar, también se estimula la producción de colágeno, lo que reduce la presencia de las marcas de expresión y algunas arrugas. Por ello, en esta ocasión te digo cómo realizar una limpieza facial profunda.

Cómo realizar una buena limpieza facial

Para lograr una buena limpieza facial necesitas desmaquillar completamente tu rostro. Para ello utiliza un poco de aceite, ya sea de argán o de coco. De esa forma saldrá todo el exceso de maquillaje, polvo y contaminación que se queda en tu cutis día con día. No importa que tu piel sea un poco grasa o mixta, pues éste es solo el primer paso de la limpieza en general. Por ello, coloca una gotas de aceite en tus manos y frótalas para calentar el producto. Después haz un masaje en forma circular por todo tu rostro. Procura llevar el aceite hacia tus ojos y retíralo con suavidad.

Es hora del limpiador en gel

 Para continuar con la limpieza de tu carita necesitas utilizar un limpiador en gel o en crema. Ambos te funcionan bien, solo procura escoger un producto que te ayude a tratar y mejorar la textura de tu rostro. Por ejemplo, si tienes piel grasa, utiliza un gel hecho a base de cítricos. Moja tu rostro con agua caliente para abrir tus poros. Después aplica el gel y haz movimientos circulares durante cinco minutos. Enjuaga con agua tibia.

 El tratamiento final

 En un bol coloca 1/2 plátano, 1 cucharada de leche en polvo, el jugo de 1/2 limón y 1/2 cucharada de canela en polvo. Mezcla todos los ingredientes y aplícalos en el rostro. Espera 20 minutos y después enjuaga con agua calientita. Este es el momento ideal para que retires todos los puntos negros que se hayan acumulado en tu rostro. Después vuelve a enjuagar tu rostro, pero ahora con agua fría. Esto cerrará tus poros. Para finalizar, aplica agua micelar y después tu crema favorita.

Amarás la nueva textura de tu piel.

Este video te puede gustar