Cómo hacer yoga facial para evitar las arrugas ¡Me encanta!

Cuando los cosméticos no están funcionando puede que no sea la crema la que esta mal. La forma en la que te aplicas los productos, así como los gestos que realizamos, la almohada donde duermes, tu alimentación y otros hábitos en tu día a día. Para conseguir una piel firme y sin arrugas se tiene que trabajar la piel, no solo cubrirla con productos. Es ahí donde el yoga facial hace su aparición,

Qué es el yoga facial

No se trata de verte hacia el espejo y hacer caras raras. Sino establecer una rutina rigurosa como si fueras al gimnasio. solo así lograrás ver resultados contundentes. El yoga facial busca entrenar la musculatura de el rostro para rejuvenecerlo. En un estudio hecho por la Universidad Northwestern se concluyo que este tipo de ejercicios realizados por varios meses resultaron ser muy efectivos para las mujeres de mediana edad que vieron como su rostro rejuvenecido.

Los beneficios de ejercitar tu rostro 

Ejercitar tu rostro tiene un montón de beneficios como  tratar y prevenir el descolgamiento facial. Mantener en forma los músculos faciales ayuda a mantener nuestros tejido blandos en su sitio previniendo la temida flacidez. Además de todo esto al hacer ejercicios faciales se estimula el sistema linfático, mejorando la nutrición y oxigenación de la piel. Si quieres ver resultados necesitas dedicar 15 minutos durante un periodo de 3 semanas a estos entrenamientos. Una vez que tu cuerpo se haya acostumbrado a ello puedes entrenar al menos 3 veces a la semana.

Aquí te dejo algunos ejercicios

  • El buhó: Pon los dedos en forma de C, alrededor de tus ojos. Ahora ábrelos y ciérralos para hacer el masaje.
  • La V: Con dos dedos masajea hacia arriba la zona del entrecejo para relajar las arrugas de expresión de esa zona. Haz pequeños círculos y respira profundamente mientras los haces.
  • Pellizcos: da muy pequeños pellizcos en la zona de tus pómulos para incrementar el riego sanguíneo.
  • Dory : Imita la “boca de pez” llevando la parte interna de las mejillas entre los dientes sin parpadear hasta que los ojos se pongan llorosos.
  • Hidrata tus ojitos: Haz “taquito” la lengua, sácala, lleva los ojos hacia arriba y vas a parpadear profundamente.

Este video te puede gustar