Cómo delinear tus ojos según su forma

¿Quién no ama el delineador? Es un cosmético básico que ayuda a resaltar los ojos. Bien aplicado, puede hacer que tus ojos luzcan más grandes e intensificar tu mirada. Para tu rutina diaria, solo un poco de delineador y rímel harán que te veas arreglada. Para sacarle el mayor provecho, el delineador debe usarse dependiendo de la forma de tus ojos. Aprende cómo delinear tus ojos según su forma y consigue un look espectacular.

Ojos almendrados: con un trazo que vaya engrosándolos

Los ojos almendrados tienen el lagrimal y las esquinas externas a la misma altura, por lo que si trazaras una línea imaginaria de un extremo a otro, ésta quedaría recta. Puedes experimentar con diferentes estilos de delineado, pero si quieres ir a lo seguro hazlo así. Traza una línea en el párpado superior, comenzando con un trazo fino que vaya engrosando hacia el exterior.

Ojos caídos: crea un trazo delgado

¿No sabes cómo delinear tus ojos caídos? Primero, los ojos caídos son aquellos que tienen la comisura externa por debajo del nivel de la comisura interna. Para delinear este tipo de ojos comienza a crear el trazo desde el punto más alto del párpado superior, que generalmente está en el centro. Levántalos con un trazo que empiece en la esquina exterior y que vaya subiendo ligeramente hacia la ceja. Haz el trazo de adentro hacia afuera y levanta la línea un poco al final. Será como una versión de delineado cat eye, que va a ayudar a alargar y a levantar tus ojos. Solo evita que el trazo quede muy grueso, ya que eso hará que tus ojos se vean muy pequeños.

Ojos pequeños: delineadores de colores claros

Comienza el trazo desde el punto medio del párpado superior y traza hacia afuera, levantando un poco al final. Deja las esquinas interiores libres de maquillaje. En este tipo de ojos, entre más delgado sea el trazo, mejor. Evita los trazos gruesos ya que harán que tus ojos luzcan más pequeños. Además, recuerda hacer el trazo siempre hacia arriba para crear la ilusión de ojos grandes. Los delineadores de tonos claros, como blanco y nude, hacen que los ojos luzcan más abiertos. Utiliza un delineador con pincel delgado y evita marcar la línea de las pestañas inferiores.

Ojos grandes: trazos gruesos

Si tienes ojos grandes, puedes darte vuelo con trazos gruesos. El delineador de punta gruesa es el mejor para este tipo de ojos. Traza una línea en todo el párpado superior y levanta al llegar al exterior. Si de plano tus ojos son muy grandes y quieres que luzcan más pequeños, delinéalos también por dentro, desde el lagrimal, hasta el exterior.

Ojos separados: con trazos cortos

Si tus ojos se ven algo separados, delinea por dentro en vez de delinear por fuera. Empieza por líneas delgadas sobre tu párpado inferior y superior hasta que se junten en la esquina exterior.  Marca una línea corta que vaya hacia arriba y evita los trazos exagerados con dirección hacia afuera, pues harán que tus ojos se vean más separados.

Ojos juntos: delineado prolongado

La clave está en no delinear desde el lagrimal. Puedes delinear arriba y abajo pero sólo dos tercios del ojo. Haz una línea sobre tu párpado de la mitad hacia afuera y termina con un delineado prolongado. Aprovecha y lleva el delineado en línea delgada hasta donde quieras para alargar tus ojos.

Este video te puede gustar