Colores que debe tener tu makeup para ir a trabajar

El makeup para ir a trabajar puede ser un tema complicado. De entrada, no nos maquillaremos igual para ir a trabajar, o a la universidad, que para una salida nocturna con las amigas. Por otro lado, no siempre tenemos el tiempo suficiente para maquillarnos antes de salir. Sin embargo, eso no significa que no podamos vernos divinas todos los días. Así que aquí te dejo una pequeña guía con los colores que debe tener tu makeup para ir a trabajar. ¡Te verás divina!

Empecemos por la base

Aunque no lo parezca, la base es muy importante. Además de que ayuda a cubrir imperfecciones, le dará un tono uniforme a tu rostro. Solo procura elegir un color muy parecido al de tu piel, para evitar que se vea como máscara. La forma correcta de elegirla, es fijándote en el tono de tu cuello; si se ven iguales, es a base adecuada. Ahora, si no tienes imperfecciones y crees que no necesitas base, ¡qué maravilla! Puedes saltarte este paso pero procura hidratar bien tu piel con alguna crema antes de aplicar cualquier otro producto.

Oh my blush!

El makeup para ir a trabajar sigue la regla “menos es más”, así que nos enfocaremos en lo básico.  Los colores y productos más elaborados dejémoslos para un makeup de noche. Así que no puede faltar un poco de blush para darle vida a los pómulos. Aquí los colores indicados serán durazno y rosa, o un poco de bronzer si eres más morena. Ojo: solo un poco. Queremos resaltar las facciones, no brillar por toda la oficina.

Sombras nude, la mejor opción

Las sombras siguen la misma regla. Así que aquí es donde puedes sacarle provecho a tu paleta en tonos nude. Todas las paletas con esos colores son un must para el trabajo. Normalmente incluyen nude, beiges, marrones y un poco de café oscuro para darle definición al ojo. Mantenlo siempre en tonos de día. Estás en la oficina y tu imagen debe ser más sutil y elegante.

Delineador y rímel, combo perfecto

El delineador es uno de los productos de maquillaje más accesibles y, al mismo tiempo, uno de los que más nos ayuda a destacar nuestra belleza. Para ir al trabajo, alcanza con delinear uno de los bordes de los ojos aunque, si quieres darle protagonismo absoluto a tu mirada, delinea ambos. El delineador en lápiz es perfecto, pues su trazo es más fino y delicado. Por supuesto, acompañado de su mejor amigo: el rímel. Riza tus pestañas y aplica una capa de rímel para dar el toque final.

La clave está en los labios

Ok, si hasta ahora crees que los colores sugeridos están muy de flojera, ¡sorpresa! El labial te ayudará a dar ese último toque que personalizará tu makeup. Puedes jugar con él según la ocasión en la oficina. Por ejemplo, para el diario, un nude o café claro, es perfecto, pero si vas a una comida de trabajo, un labial en tonos violetas o rojo se verá increíble.

Este video te puede gustar