Cambié mi crema de día por esto y funciona de lujo

Mi abuela tenía un cutis envidiable a los 70 años y recuerdo que siempre la veía ponerse crema de día, de noche, la de medianoche y todas las que se encontrara. Yo siempre he estado traumada con las arrugas y los efectos de la edad en el rostro, así que empecé a usar crema antiarrugas de día y de noche a partir de los 23 años, como parte de mi rutina de belleza. Lo que no sabía, era que estaba dejando de lado algo mucho más importante que eso. Aquí te cuento qué es y por qué cambié mi crema de día por esto…

Nada envejece más que el sol

Quizá lo has escuchado hasta el cansancio… Yo ya lo había leído en mucho lados pero no le daba importancia. Sí, estoy hablando del protector solar: nada envejece más la piel del rostro (y la piel en general) que los rayos del sol. Y no precisamente porque te echaste en la playa horas en esas vacaciones, no. Los rayos del sol que recibimos a diario, así vivas en una ciudad ajetreada como yo, tienen beneficios pero también le hacen muchísimo daño a tu piel.

Hasta que me lo explicaron los expertos

Una de mis mejores amigas es médico y se dedica a la industria de la belleza, así que un día hizo una campaña sobre los efectos del sol en el rostro y la piel… Con fotos y manzanitas me explicó todos los efectos que tiene el sol en la piel. ¡Me traumé más! Todas esas manchitas y líneas de expresión se deben al sol… Y no sólo eso, los rayos solares aceleran el proceso de envejecimiento de la piel. Por si fuera poco, aumenta el riesgo de cáncer de piel. Imagínate que pones una uva al sol y se convierte en uva pasa en cuestión de minutos; así es el efecto de la radiación en la epidermis.

En la época que sea

Yo era de las personas que creía que sólo había que aplicar bloqueador cuando vas a la playa. ¡Pues no! Aunque estés en invierno, los rayos UVA y UVB llegan a tu piel y la afectan. Por lo tanto, el protector solar es un producto que debes aplicar todos los días antes de salir de casa. ¡Es la mejor crema antiarrugas que existe! Cuando decidí que era momento de empezar con este hábito, usaba cualquiera, pero hubo uno que empezó a causar granitos. ¡Lo odié y estuve a punto de dejarlo! Ahora, uso uno oil free y ¡qué diferencia! La buena noticia es que hay muchos tipos de bloqueadores solares para el rostro. Puedes elegirlo de acuerdo a tu tipo de piel y a la textura que prefieras. Incluso hay BB creams que ya traen bloqueador y maquillaje en un sólo producto, ¡qué maravilla!

¿Y cómo lo aplico?

El momento adecuado para aplicarlo es en las mañanas después de lavar el rostro. Como cualquier crema de día, sólo espárcelo en tu rostro y cuello, espera a que seque y después puedes maquillarte como de costumbre. Cuando mueras por tener un bronceado perfecto cuando sales a la playa, mejor no expongas tu rostro y usa un bronzer. Y el resto del año, incluye bloqueador solar en tu rutina y te prometo que en unos años, verás cómo tu piel te lo agradecerá.

 

Este video te puede gustar