Los riesgos de cortarse el cabello como niño, te cuento cómo fue

Todos te dirán: “Qué linda te ves”, “te queda muy bien el corte”, “eres muy atrevida, me gusta como luces”, y más frases que te elogiarán. Pero nadie va hablarte de los riesgos de cortarse el cabello. No obstante, como leí que una mujer marca ciertas etapas con alguna parte de su cuerpo, especialmente el cabello, quise arriesgarme. Según esto, el cabello es lo más importante para nosotras y, cuando decidimos cerrar un ciclo, lo primero que hacemos es cortarlo. Es común hacerlo, pero al grado de parecer niño, ¡no, por favor!

¿Por qué me corté el cabello?

Bueno, pues según yo tomé el riesgo porque quería lucir distinta. Creí que cortarme el cabello sería una grandiosa idea. Antes de hacerlo, lo comenté con mi mamá. Quería saber qué opinaba y su respuesta fue: “¿Estás segura?”. Nadie más que ella me conoce a la perfección, por lo tanto sabe que cuando no me gusta un corte termino llorando. ¡Que conste que me lo advirtió! Entre que quería lucir diferente y deshacerme de las “malas vibras” que absorbió mi cabello por una relación tóxica que tuve, muy decidida fui al salón de belleza.

Tuve la verdad frente a mis ojos

Llegué a mi cita, mi mamá me acompaño y me atendió el chico de siempre. Le platiqué cuál era el corte que quería. Recuerdo perfectamente bien su cara de sorpresa y angustia. ¡Qué risa recordarlo! Me preguntó varias veces si estaba segura. Entonces preferí ignorarlo y me senté frente al espejo para ver la masacre. El estilista me torturó lentamente. Primero comenzó a cortarlo de atrás. ¡No podía ver nada! No obstante, sorpresa la que me llevé cuando llegó al cabello que caía enfrente. La angustia comenzó.

Realidad VS. ¿Ficción?

Pues mal, mal no me me veía. Era tan raro verme así. Literal parecía un niño, pero nadie me lo decía. Los riesgos de cortarse el cabello son enfrentar las burlas de los amigos, acoplarte a verte muy diferente y, sobre todo, ver fotografías del antes y después, además de aprender a peinarlo.
Jamás imaginé que me cortaría de esa forma el cabello. Finalmente, sí me gustó hacerlo porque logré mi objetivo, pero no creo volver hacerlo.

Este video te puede gustar