Aprendí a hacer mi propia cera para depilar, ¡te paso mi receta!

Cuando entré a la adolescencia, cometí el error de rasurar los vellos de mis piernas porque creía que no me traería ninguna consecuencia. ¡Vaya que fui muy incrédula al pensar eso, pues no pensé en lo que eso conllevaría a la larga! Después de la locura que había hecho, tuve que empezar a recurrir a diversos métodos depilatorios. Ahora, unos años después, he aprendido a hacer mi propia cera para depilar.

Los vellos se engruesan

Como dije, durante mi adolescencia pensé que quitarme los vellos de las piernas no tenía consecuencia alguna. Sin embargo, después de varias veces de pasar un rastrillo por mis piernas, mis vellos comenzaron a cobrarme la factura. Se empezaron a hacer gruesos, y algo que hacía por “diversión” se convirtió en una necesidad.

Ya no era tan “gracioso”

Si en un principio elegí el rastrillo para eliminar el vello de mis piernas fue porque era lo más práctico. Sin embargo, con el paso del tiempo noté que me salía algo caro. Recuerdo que cuando empecé a comprar rastrillos eran muy económicos, pero después los precios se elevaron. Parecía una broma, pero tampoco estaba dispuesta a pagar tanto. Además, era mucho plástico y eso me hacía contribuir al deterioro del planeta. También probé otros métodos de depilación, hasta que noté que la cera era una buena idea.

Aprendiendo a hacer cera para depilar

Recuerdo que probé varios productos de cera que terminaron por lastimar mi piel, hasta que una amiga me dijo que la cera con azúcar no es tan dañina. Fue entonces que decidí buscar diferentes recetas, hasta que encontré la que era ideal para mí.

Ingredientes

  • 1 taza de agua
  • 1 taza de jugo de limón
  • 4 tazas de azúcar

Para preparar la cera debes mezclar todos los ingredientes a fuego lento por 20 minutos. Es importante que cheques que la mezcla esté lista, y para eso tienes que hacer algo muy sencillo. Solo coloca un poco de agua en un plato y vierte en él una pequeña porción de la mezcla. Si ésta se retrae, significa que está lista para usarse. Aplica sobre tu piel en el sentido del crecimiento del vello. Luego coloca un trozo de papel para depilar y tira en el sentido contrario para retirar el vello. Cuando la cera se enfríe, agrega unas gotas de limón y pon de nuevo la cera a fuego lento. Debes guardarla en un recipiente hermético y calentar a baño María cuando la quieras volver a usar.

Despídete del vello

Con esta cera para depilar noté que podía eliminar el vello sin tanto dolor. Lo mejor era que mi piel quedaba muy linda después de la depilación. Además, conforme ha transcurrido el tiempo, he necesitado con menos frecuencia la cera.

¿Qué esperas para probar tú también la receta?

Este video te puede gustar