Aplica tu blush como toda una experta

El blush puede ser un gran aliado si estás medio desvelada. Agrega un poco de brillo a tu rostro y verás cómo tiende a rejuvenecer. Aplica tu blush cómo toda una experta con estos sencillos pasos.

Antes que nada escoger el color de blush para tu tono de piel es muy importante. Aquí te dejo la guía de cómo encontrarlo. Una vez que conozcas esto puedes proseguir a maquillarte como de costumbre y realizar el paso final.

Lo más clásico

Con una brocha para blush de cerdas naturales y suaves, vas a aplicar un poco de blush. Desde el pómulo hacia la línea de cabello en forma diagonal. Tienes que llevarlo hacia arriba y difuminarlo perfectamente. ¡Aguas!, no se vale dejar ninguna plasta. Esta sombra puede verse hermosa difuminada. Por otra parte, como plasta no se ve nada halagadora.

Solo un poco de brillo

Aplica tu rubor en el centro de tu mejilla en un movimiento circular. Si no encuentras el centro de tu mejilla sonríe, es la parte más sobresaliente de tus mejillas. Este tipo de aplicación viene bien en caras alargadas, pues corta el efecto de alargamiento que suele dar otro tipo de aplicaciones de blush. También le va perfecto a caras triangulares, pues las ayuda a equilibrar su forma dirigiendo la mirada a esta parte del rostro.

Destaca

Deberás usar tu blush en forma ascendente como en el primer movimiento, doblando hacia arriba. Este movimiento puede servir tanto para rubor como para iluminador. Pretende darle un brillo más infantil al rostro suavizando tus rasgos. Evidentemente debes tener cuidado de nunca llegar debajo de tus ojos.

Esculpe

Sigue la línea básica del contouring, desde el nacimiento de tu cabello hacia abajo. Debes utilizarlo en un tono más oscuro para que se note un poco más. Este tipo de aplicación de blush es ideal para la noche. Puedes buscar algún rubor con shimmer o un bronzer. Depende de qué tan marcado lo quieras. No olvides difuminar completamente, pues no debe notarse donde inicia ni donde termina.

Este video te puede gustar