Antes de someterte a masajes reductivos, toma esto en cuenta…

Las mujeres somos vanidosas por naturaleza y para mantener nuestra belleza por mucho tiempo, recurrimos a todo lo que está a nuestro alcance. Cremas, tratamientos, remedios caseros, todo es bien recibido. Los masajes reductivos son otra alternativa, pero, ¿realmente funcionan?

Para qué sirven los masajes reductivos

Ayudan a eliminar la acumulación de grasa localizada en el contorno de tu figura. Crean una silueta más estética con ayuda de la fuerte presión y velocidad que es ejercida sobre tu cuerpo.

  • Remueve y elimina el exceso de grasa.
  • Disuelve el tejido adiposo y la celulitis.
  • Ayuda a que mejore la circulación sanguínea y linfática, además del metabolismo. Incrementa la quema de calorías.
  • Se pueden aplicar en la cintura, cadera, piernas, abdomen e incluso en la zona de la papada.
  • Los masajes reductivos te ayudan a perder hasta 10 centímetros. Cada masaje dura entre 40 y 45 minutos. Se recomienda hacerlos de manera consecutiva para obtener mejores resultados.
  • Reafirman y tonifican los músculos, además ayudan a la relajación si se realiza en un ambiente agradable.
  • Liberan el cuerpo de tensiones, como la muscular.

Qué debes saber antes de hacerlo

  • Debes acudir con el especialista porque pueden lastimarte.
  • Se usan cremas especiales y en algunas personas pueden causar reacciones alérgicas.
  • Es necesario hacer un diagnóstico médico previo para no agravar algún problema en tu cuerpo.
  • Si deseas que los masajes reductivos funcionen, debes hacer otras cosas en conjunto. Lleva una dieta balanceada y haz ejercicio. El masaje sólo te ayuda a disminuir medidas, más no hace que bajes de peso.

Recuerda que un tratamiento estético no hace maravillas por sí solo. Es importante que tú hagas un esfuerzo para obtener mejores resultados. Además, es algo que te dará una satisfacción, así que no te conviene dejar los pretextos. Entre más saludable sea tu estilo de vida, te sentirás mejor en todos los aspectos.

Este video te puede gustar