Cómo actúa el peeling químico y cómo saber si lo necesito

Los peelings químicos son el complemento ideal para la rutina de belleza de una chica. Es un tratamiento que no se debe tomar a la ligera, ya que se deshace de las capas más superficiales de la piel. Este proceso tiene muchos beneficios, pero también algunas complicaciones.

¿Qué es lo que hace un peeling químico?

El peeling químico ayuda a mejorar el aspecto de la piel, consiste en una exfoliación muy  profunda y abrasiva. Es un proceso ambulatorio en el que se eliminan las capas más superficiales de la piel del rostro, cuello, espalda e incluso manos. Este peeling se puede hacer a distintas profundidades, según el tipo de piel. El exfoliante es un agente químico que solo puede ser aplicado por profesionales: médicos estéticos, dermatólogos y cosmiatras.

Los resultados del tratamiento

Los resultados de este tratamiento son duraderos, ya que quitar capas superficiales de la piel promoverá la renovación celular. Finalmente los resultados se ven desde la primera aplicación y dependerá de la afección a tratar el número de sesiones necesarias.

  • En el caso de acné, se requieren unas seis sesiones para ver mejoría.
  • Para manchas oscuras es necesario acudir de seis a doce sesiones.
  • Para la piel envejecida, puedes someterte a cinco sesiones de peeling que se complementarán con tratamiento láser o mascarillas antiarrugas.

¿Todas podemos acudir a un peeling?

En realidad sí, ya que el tipo de peeling dependerá de tu tipo de piel. Existen afecciones en las que el tratamiento tendrá que ser un poco más agresivo. Sin embargo, todas las pieles pueden gozar de los beneficios de una exfoliación profunda. Este tratamiento está contraindicado para pacientes con acné papuloso, ya que se tendrá que hacer anteriormente un tratamiento calmante para que la piel no esté tan sensible. Finalmente, después de hacerte un peeling, tendrás que pasar algunas semanas cuidándote del sol. Por supuesto, siempre es necesario consultarlo antes con tu dematólogo.

Este video te puede gustar