Tomar nuestras propias decisiones favorece nuestro equilibrio interno

Si te has encontrado en la situación de aceptar las decisiones que los demás hacen por ti en vez de defender lo que realmente quieres, es probable que se afecte tu confianza en ti misma. Cuando eres capaz de tomar tus propias decisiones, sin que te importe lo que piensan los demás es señal de una buena autoestima. De lo contrario, pueden surgir serios problemas de confianza y un desequilibrio que te afecta física y emocionalmente.

¿Por qué no puedo tomar mis propias decisiones?

hillary clinton books hard choices autobiographies

Algunos factores que podrían afectarnos al momento de tomar decisiones son el temor a fracasar, a elegir mal y al rechazo. Por otro lado, la indecisión y la ansiedad también tienen un papel clave cuando se debe decidir. De igual manera, evadir las responsabilidades que nos corresponden es otra razón por las que podemos negarnos a tomar las riendas de nuestra vida.

¿Cómo puedo comenzar a decidir por mí misma?

Tkay Maidza unsure thinking pondering undecided

¿Quién es la persona que mejor te conoce y sabe qué es mejor para ti misma? Por supuesto, la respuesta es que tú eres la mujer que sabe todo de ti. Debes tener confianza en que posees la capacidad de tomar las mejores decisiones.

Eres una mujer con la capacidad de cuidarse y de saber qué te conviene. Si no confías en ti misma, jamás podrás explotar todo tu potencial, ni lo que el destino te ha reservado. Toma tus decisiones, traza tu propio camino y no permitas que alguien lo haga. Por supuesto, en momentos de duda está bien pedir consejos a personas que nos conocen. Sin embargo, tú tienes la palabra final y las personas a tu alrededor deben aprender a respetarla.

¿Cómo me beneficia tomar mis propias decisiones?

woman

Decidir por ti misma los aspectos importantes y no tan relevantes de tu vida te hace sentir independiente y segura. Además, al sentirte en control de tu vida, tus prioridades comienzan a cambiar. Tu bienestar físico y mental se vuelven una prioridad y tu equilibrio interno se recupera. Saberte responsable de ti misma te hace desear una mejor salud y vida. Así, buscarás llevar una vida más sana a través de la alimentación, el ejercicio y de realizar actividades que te hacen feliz.

Así que no dudes más: toma las riendas de tu vida y siéntete mejor que nunca.

Este video te puede gustar