Soltera, llegando a los 30 y sin prospecto.

Es como una cuenta regresiva que se activa a partir de los 25 si aún no tienes una pareja estable, un sonido de reloj que escuchas cada vez que alguna de tus amigas se compromete y te estalla en la cara cada vez que alguien más ya se casó. La peor parte llega con tu familia. Sí las odiosas tías, primas, etc. que te ven como “La Quedada”.
Llegando “al tercer piso”, el príncipe azul se ve muy lejano. Mientras, muchas mujeres sucumben al príncipe desempleado, al príncipe gris con un humor del demonio, al príncipe psicópata o al príncipe que nunca dejará el nido de mamá.shutterstock_52423702
Pero hay que verle el lado divertido al asunto, bien dicen que mejor solas que mal acompañadas.
¡¿Por qué tendrías que conformarte con alguien que no vale la pena?!
No tienes por qué rendirte en el ámbito sentimental, te damos unos pequeños consejos para continuar con tu búsqueda desde un punto de vista diferente:

El nivel de una mujer de 30 ya no es un príncipe azul, realmente es un príncipe dorado. Porque cuando tenías 20 salías con todo el que se te ponía enfrente y seguramente tuviste algunas experiencias de terror, el día de hoy no estas dispuesta a pasar tus días con alguien que no tiene carrera, una visión a futuro y una vida estable. Es algo natural, porque en este momento lo más seguro es que tú ya tengas todo esto, ¿por qué vas a conformarte con un hombre que no tiene las mismas expectativas que tú? O, peor aún, al que le intimida tu posición económica y profesional, ¿estás de acuerdo?shutterstock_115385728

La vida no es color de rosa. El cuento de hadas donde se casan de blanco, tienen un familia perfecta y son felices por siempre ¡Son patrañas! Muchas veces, ya hasta se divorciaron y varias amigas comienzan a quejarse de sus matrimonios y la locura en la que se han convertido sus vidas. ¡Aguas! No digo que sea malo, sino que es super natural que ya te hayas dado cuenta de lo que se requiere para tener una relación y a lo que te atienes. Así que si lo quieres sufrir, haz que valga la pena. Con tu solvencia económica podrás tener la boda que siempre soñaste o la luna de miel más aventurera del mundo. Busca a un hombre maravilloso, aún no están extintos ¡te lo aseguro!shutterstock_265512389Ok en este punto ya habrá varias diciendo “¡Ajá! ¿y dónde lo voy a encontrar?”. Bueno, si no sabes lo que quieres ¿cómo vas a encontrarlo? ¿Realmente quieres una pareja para acompañarte en tu vida o para tener sexo maravilloso? ¿quieres compartir todo de ti o solo quieres callar a tus odiosas tías? Una vez que estés segura de lo que quieres, pregúntate cómo te gustaría un hombre, con qué cualidades, gustos, algo un poco más introspectivo, ¿Qué quieres de una relación?

OK ahora, ¿dónde crees que se encuentren este tipo de hombres? Por ejemplo: Me gustan los hombres intelectuales, que hagan ejercicio y les guste la comida chatarra. Empieza a buscar los lugares que tu frecuentarías siendo él, como tu museo favorito, en un gimnasio… por ahí va la idea. Si no conoces a tu príncipe azul a la primera, por lo menos tendrás una red de conocidos con intereses similares que te lo podrán presentar o invitarte al lugar correcto para conocerlo.

La mejor manera de conocer a alguien es saliendo a lugares, inscríbete en alguna clase que realmente te interese, ve al gimnasio, viaja a algún lugar, no dejes de ir a tus compromisos sociales, fiestas, comidas en la oficina, nunca digas no a ninguna invitación. A veces las cosas más sencillas son las que nos llevan a nuestro destino. Ahí está el secreto: Sal de tu cama los viernes. Tu novio Netflix no te va a odiar por dejarlo un fin de semana, ustedes tienen una conexión única.shutterstock_237003793Lo que das, recibes. A veces nos quejamos de no encontrar al príncipe azul a la vuelta de la esquina pero muchas veces es porque no estamos dispuestas ceder en ciertos aspectos. Queremos un hombre guapo, rico, leal, inteligente, etc. Nos proponemos metas que son demasiado altas, y no es que no te merezcas lo mejor pero a veces idealizamos tanto a las personas que difícilmente podremos llegar a encontrar a nuestra lista de objetivos. Hiciste una lista con todo lo que te gustaría, ahora debes tener en la mente que debes de ser flexible a la hora de que se te presente alguien. Las relaciones se basan en la equidad, no siempre será maravilloso, él tendrá mañas al igual que tú, el secreto está en no encapricharse con los ideales femeninos.

Si realmente es lo que deseas lo tendrás, algunas veces solo queremos tener una relación por la presión social que nos rodea. ¡Aceptémoslo! Nos bombardean con ideas sobre lo que debería de ser, mientras en nuestra mente la realidad es muy diferente a la de las demás. Algunas personas tienen la teoría que si para ésta edad no tienes una pareja estable, es porque simplemente no la quieres o no la encuentras necesaria. Es perfectamente comprensible, algunas de nosotras trabajamos independientemente, hemos subido en nuestro ámbito laboral y hemos crecido solas para hacer y deshacer a nuestro gusto. Nuestra felicidad no se basa en una pareja. shutterstock_229905169

Sé tu propio y hermoso yo. Para llegar a esta edad y tener todo lo que tienes ha sido un largo recorrido, es tu mérito propio por el cual te encuentras en donde estás. ¿Por qué habrías de encajar en los perfiles comunes? Es como pedirle a un gato que aprenda a nadar cuando el minino odia el agua. Fue de una manera poco tradicional en la cual encaminaste tu vida y es de admirarse: No todas las mujeres poseen el valor de salirse de la caja.

El que busca encuentra. El desinterés se ve a kilómetros, cuando alguien no se esfuerza por llamar tu atención ni siquiera lo volteas a ver. Hay hombres que notan el desinterés de una mujer en iniciar una relación y automáticamente la descartan. Es cierto que a veces ni siquiera lo notamos, estás demasiado ocupada con otras cosas como para darte a la tarea de flirtear con  un compañero en las salidas del trabajo. Pero ten cuidado, a veces alejamos a los hombres de maneras demasiado tontas para darnos cuenta, hemos perdido la sensibilidad para encontrar peces en el mar. Y eso no implica que el hombre sea débil, a todos nos gusta ser seducidos y sentirnos deseados, es una parte muy divertida de una relación. No la desperdicies porque “No tienes tiempo”. La próxima vez que alguien te agrade, préstale más atención, hacerte la difícil no te dirigirá a ninguna parte.shutterstock_200105768

Este video te puede gustar