¿Qué hacer cuando tu pareja no tiene ganas?

Hay dos elementos clave en cualquier relación que no debemos subestimar: la sintonía y la sincronía. Esto se trata de tener el mismo nivel de energía al mismo tiempo. Sin embargo, hay veces en que esto simplemente no funciona así.
A veces nuestra relación pasa por temporadas en que nuestra pareja no tiene ganas y, aunque es normal, queda en nosotros asegurarnos de que no dure demasiado.

1. Sólo ropa sexy

Nada de pants aguados ni ropa fachosa, ¡es hora de verte sensual! Lencería coqueta, pijama sexy, un poco de flirteo. Quizás no tenga ganas en este momento, pero tú vas a mantener el ambiente listo. Tal vez un masaje “sin  intenciones” ya sea a él o a ti misma. Puede ser algo tan tonto como ponerte crema corporal. Este paso se trata de subir tu confianza y demostrarte que mereces ser cuidada y consentida. Si tú demuestras cómo mereces ser tratada, es muy probable que él se dé cuenta de cómo debería tratarte.

giphy_sexydance

2. Mensajitos provocadores

No tiene que ser una foto de ti desnuda, se trata del antiguo arte de la provocación. Es decir, mantener el humor picosito a lo largo del día. No tiene que ser un piropo descarado, aunque a veces caen muy bien, puede ser un recuerdo. “Estaba viendo las fotos de… y me acordé de aquella vez que -inserta detalles gráficos aquí- ¡Uff! Me encantó”. Quizás la conversación te dé otras ideas, el caso es que tengas iniciativa en vez de esperar sin hacer nada a ver cuándo tiene ganas.

giphy_sharonsex

3. Rompe la rutina

Gran parte de tener ganas para hacer el amor viene del ambiente. No hablo de las velitas o del aroma de tu cuarto, me refiero al psicológico. Tú ya tienes ventaja, porque con el primer paso te diste la confianza y estás súpersensual y deseable. Con el segundo, le hiciste ver que él también es deseado e hiciste evidente que le tienes ganas (la verdad).
Ahora es momento de ir aún más lejos, juega con el lugar. El sexo no necesita suceder en el mismo lugar a la misma hora y de la misma manera. Busca que tengan un buen rato antes, durante y después de. Quizás puedan tener una cena linda con su platillo favorito o en un lugar que quisiera probar, dar un pequeño tour sexual por su casa y terminar con un rico postre. No tiene que ser muy elegante, más bien personalizado.

giphy_arrowsex

4. ¡Atrévete!

Es momento de probar un nuevo juego erótico, un rapidín, alguna fantasía sexual o un simple cambio de rutina. El sexo no puede ni debería ser una obligación en tu relación, si no lo matarás. Traten de hablar y dale libertad para expresar si quiere algo especial. Ya después tú decidirás si te parece o no, pero el caso es que por lo menos puedan hablarlo.

giphy_frenchmaid

5. Déjalo con ganas de más…

Ha llegado el momento de jugar con su imaginación, ¡a darle! En un principio, pasaban horas besándose y acariciándose, pero aún no era momento para pasar al siguiente nivel. Si eso no es tener ganas, no sé qué sea. Intenta recordar esa sensación. Una provocación por aquí, un toque delicado por acá, un besito en el cuello, un toque atrevido por allá, un beso de película…y cuando el ánimo esté caliente y la tensión sexual se pueda palpar, ¡nada! Sigue con tu rutina como si nada. Lo dejarás con una cosa en mente todo el día. Ya después le tocará la dulce venganza.

giphy_crotchtouch

Recuerda que esto es cuestión de tiempo, si tu pareja tuvo un día complicadísimo o está deprimido es obvio que no tiene ganas. Puede ser un factor externo o señal de algo más profundo en tu relación, no lo ignores.
Estos consejos aplican si tan sólo es una racha o quieres animar un poco más las cosas; si no funcionan, es momento de hablar en serio con tu pareja.

Este video te puede gustar