A veces es mejor no discutir en lugar de buscar tener la razón

He comprobado que todo ser humano sin excepción pretende tener la razón en algún momento de la vida. No nos gusta que nos lleven la contraria o que nos digan que lo que decimos no está bien o no es lo correcto.

Buscando la aprobación de todos

Algunas personas deciden vivir esperando la aceptación de los demás. Lo malo es que a veces terminan haciendo cosas con las que no están tan de acuerdo. Lo hacen porque se dan cuenta de que así son bien recibidos por los demás. No reciben críticas y pueden ser parte de un grupo de personas con las que se sienten cómodos. El “problema” está en las personas que decidimos no seguir esa enorme corriente de quienes hacen lo mismo sin siquiera preguntarse si es lo correcto.

Tener la razón o no

Recuerdo que cuando esa más chica (y no sabía nada de la vida), me aferraba a querer tener la razón siempre. Con mis papás, en la escuela, con mis amigos o con algunas parejas. Era tan obstinada, que sin importarme si eso originaba una pelea, siempre quería que mi punto de vista se respetara y fuera tomado como el correcto. Debo reconocer que en algunos casos, lo que yo decía sí era lo lógico, pero a veces había que tomar más cosas en cuenta. Eso no lo aprendí hasta mucho tiempo después.

Desgaste emocional

Luego de pelear por defender mi argumento, terminaba cansada, pero jamás lo relacionaba con esa situación. Era tal mi agotamiento, que parecía que había corrido muchos maratones juntos. Por cuestiones de la vida, terminé yendo a terapia y ahí fue donde aprendí muchas cosas. Entendí que todo lo que viviera, fuera bueno o malo, siempre me iba a dejar un aprendizaje. Siempre he sido de la idea de defender mis ideales a toda costa, incluso cuando todo el mundo me dice que eso está mal. Respeto los puntos de vista de los demás, pero soy fiel a mis ideas y creencias. Sin embargo, al ir a terapia entendí que a veces es mejor “dar el avión” en lugar de querer tener la razón en todo momento.

Es mejor estar en paz

Luego de “pelear” por mucho tiempo por defender mis argumentos, aprendí que a veces es mejor no hacerlo. En la vida te cruzarás muchas veces con gente muy complicada. Estar lidiando con esa clase de personas termina agotándote de manera emocional. Son personas tan complejas, que solo absorben la energía de otros. Esas personas son necias, tercas e incluso aunque les des la razón, siguen buscando un motivo para pelear.

No te aferres

Con todo lo que he vivido y aprendido, ahora sé que al cruzarme con esta clase de personas es mejor dejar que crean que tienen la razón, antes que ponerme a discutir con ellas. Como dije, son personas tan problemáticas, que jamás se conformarán. Incluso cuando les digas que está bien lo que ellas dicen, siempre buscarán algo de lo cual agarrarse para seguir su interminable batalla.

Este video te puede gustar