13 medidas para salvar tu relación.

A todos nos encanta amar a alguien… el problema viene cuando ese amor viene acompañado de sufrimiento.
Quienes han vivido una relación de pareja de mucho tiempo no me dejarán mentir: existen estos momentos de crisis por los que toda relación pasa.
Son épocas donde vivimos peleando con nuestra pareja por cualquier cosa, nos distanciamos de ellos, nos sentimos solas pero sabemos que no es momento de decir adiós porque al fin y al cabo nuestra pareja es algo importante en nuestras vidas. Si estás en esta etapa, ¡no te desesperes!
Aún tenemos algunas soluciones que podemos aplicar para recuperar la relación, ¿lista para comenzar?

Medita por qué sigues con él.

shutterstock_108002708

Cuando una pareja está en crisis, es bueno evaluar los pros y contras de por qué se está con la persona. Recuerda por qué lo amas. Cuando estamos en este tipo de situaciones vivimos en estrés constante y perdemos de vista todas aquellas razones por las cuales queremos estar con nuestra pareja.

Habla con tu pareja respecto a lo que está pasando.

shutterstock_332011016

NUNCA SE CALLEN. Cuando estás en una relación, la comunicación es vital. Si hay problemas, hay que hablar para poder resolverlos. Expresa lo que sientes, que él sepa que estás interesada en hablar del tema y resolverlo. Teniendo una mejor comunicación, los problemas que parecen tan graves se pueden ir resolviendo poco a poco.

Dense un espacio para poder recargar baterías.

shutterstock_235865836

No hablo de separarse por un tiempo ni nada de eso, a veces nos podemos fastidiar de nuestra pareja por estar con ella tanto tiempo. Hay que encontrar un equilibrio, no podemos pasar nuestra vida preocupándonos de dónde está, qué hace, qué no ¿Y tú? ¿Dónde quedas en la ecuación? Deja que vaya un rato con sus amigos, que salga sin ti. Es lo más sano. Tú harás lo mismo: sal con tus amigas, vete al cine, haz cosas que te gusten y deja que él haga lo mismo. Esto va hacer que los dos se relajen y la relación deje de lado la tensión de estar juntos en todo momento. Este tipo de actividades fomentan la confianza en una pareja. No están obligados a avisarse dónde están en todo momento. Cuando tienes una relación sana, no le tienes que preguntar a tu pareja dónde está puesto que él te lo va a decir porque no quiere preocuparte. Respira hondo y deja que cada quien tenga una vida.

Acepten sus errores.

shutterstock_259013264

No se trata de echarle la culpa a tu pareja cada vez que algo vaya mal, hay que aceptar que errar es de humanos. Hay veces que nosotras tenemos la culpa y no pasa nada, una disculpa a tu pareja es más que suficiente cuando las cosas se han salido de control. Ambos tienen derecho a enojarse y a equivocarse. Las parejas sufren este tipo de cosas todo el tiempo, acepta tus errores y cambia de actitud.

Aprendan a perdonarse.

shutterstock_260559725

Los reproches y rencores hay que dejarlos atrás. Una vez que ya se pidieron perdón y están en el camino de sanar como pareja, debemos dejar atrás todo lo malo para poder ver hacia el futuro. No dejes clavos que pueden herir a tu compañero cada vez que algo va mal. Las heridas abiertas causan conflictos cuando queremos avanzar, deja que sane la herida y sigue adelante.

Olvida las expectativas.

giphy (3)

¿A quién no le gustaría que su pareja pudiera leerle la mente e hiciera todo lo que ella imagina en distintos escenarios? Tristemente los hombres no cuentan con un radar para saber cómo actuar en estas situaciones. Así que olvida esa idea que gira constantemente en tu cabeza de cómo debería de disculparse o cómo debería de cambiar. Es algo meramente platónico y ¡nunca va a pasar! Mejor fluye con la situación, cada persona piensa y actúa de manera diferente.

Rompan las rutinas.

shutterstock_377604361

Cuando llevamos tanto tiempo en una relación, se empiezan a repetir las salidas, los lugares, las personas, ¡todo! Denle un giro a su día haciendo algo diferente y divertido. ¡Dale una sorpresa a tu pareja! Verás cómo empieza a bajar la tensión.

Actúa de manera positiva.

shutterstock_109432004

Cuando estás teniendo problemas con tu pareja, es normal sentirse desganada y de mal humor. Pero hay que darle la vuelta a la situación: deja de ver cada aspecto negativo que tiene tu compañero, reencuentra las cosas que te gustan de él. Con suerte, encontrarás más pros que contras.

Hagan algo especial juntos.

shutterstock_301142705

Es una gran forma de volver a conectarse. encontrar una actividad en la que se involucren ambos. Puede ser una clase de baile, ir al gimnasio juntos, alguna actividad recreativa ¡Lo que sea! Tendrán más de qué hablar, conocerán a más personas y compartirán tiempo de calidad juntos.

Reaviven la llama con algo de intimidad.

giphy (2)

Cuando estamos en crisis, es normal dejar de lado los besos y cariños que necesitamos para sentirnos cerca de nuestra pareja. Nos alejamos de ella hasta de forma física. Sin embargo, está comprobado que el contacto físico acerca más a una pareja. Aprovecha para darle besos, mimos, abrazos, agarrar su mano y ¿por qué no? Tener intimidad más a menudo. Prueben cosas nuevas que fortalezcan el vínculo entre ustedes. No sólo los va a relajar sino que ¡las endorfinas van a hacer de las suyas también!

Borrón y cuenta nueva.

giphy

¡Fuera rencores y reproches! Deja de lado esa lista negra que has ido acumulando desde que inició tu relación. Recordarle a tu pareja todo lo que ha hecho mal sólo te va a acarrear problemas. Déjalo ir  y mejor vive el presente. Si tu pareja quiere cambiar, no se lo impidas recalcando sus errores pasados.

Sé feliz.

shutterstock_212565328

A pesar de lo que esté pasando con tu pareja, recuerda que no debes de basar tu felicidad sólo en tu pareja. Saber quién eres y amarte a ti misma antes que a nadie puede ayudar a tener una relación más sana. Deja de cuidar tanto a tu pareja, déjalo volar libremente y haz lo mismo. Por más que ames a tu pareja, existe un ser individual lleno de virtudes y necesidades que debes amar primero:  A TI MISMA.

Atiéndete a ti misma.

shutterstock_121466962

Es tiempo de recuperar la confianza en ti misma, las relaciones largas suelen desgastar nuestro yo interno y, como ya lo dije antes, también eres un ser individual que necesita amor y cuidado. No dejes de buscarte a ti misma, de hacer lo que amas, de ser buena en tu trabajo, de buscar nuevas metas, de crecer como persona. Siempre date un tiempo para ti misma.

Este video te puede gustar