Quantcast

Una experta nos dice todo lo que debemos saber acerca de las ETS

Por  |  0 Comments

La libertad sexual que estamos viviendo ha dado pie al desarrollo de  diversos métodos anticonceptivos. En consecuencia existe una gran variedad de  anticonceptivos tanto de barrera como hormonales. No obstante, en este afán de controlar la natalidad nos hemos olvidado del contagio de ETS. En este sentido existen más de 30 tipos de ETS que, de no ser tratadas, pueden conducirnos a la muerte. Aunado a ello la desinformación que existe alrededor de ellas sólo hace el panorama más oscuro. Por ello, la doctora Adela  Hernández Cortés nos comparte un panorama general acerca de estas enfermedades.

¿Qué es una ETS?

Comenzamos la entrevista con la definición de ETS proporcionada por la doctora. “Las ETS son un  conjunto de enfermedades transmisibles que se presentan en todos los grupos de edad (más frecuente en personas de 15 a 50 años). El elemento fundamental en común es compartir la vía sexual como mecanismo de transmisión. Actualmente, son más de 30 las infecciones clasificadas como de transmisión predominantemente sexual o frecuentemente transmitidas por esta vía. Se puede presentar en todos los niveles socioeconómicos”.

¿Cuáles son las ETS más conocidas y sus formas de contagio?

Después la especialista nos  especificó cuáles son los tipos de enfermedades de transmisión sexual. “Entre los más de 30 virus, bacterias y parásitos que sabemos se transmiten por contacto sexual, ocho se han vinculado a la máxima incidencia de enfermedades de transmisión sexual. De esas 8 infecciones, 4 son actualmente curables: la sífilis, la gonorrea, la clamidiasis y la tricomoniasis. Las otras 4 son: hepatitis B, virus del herpes simple (HSV o herpes), VIH y virus del papiloma humano (VPH). Son infecciones virales incurables, aunque existen tratamientos capaces de atenuar o modificar los síntomas o la enfermedad. Algunas ETS, como el herpes y la sífilis, pueden multiplicar el riesgo de contraer el VIH por tres. Después de la aclaración, nos mencionó los síntomas más comunes que tenemos al haber contraído una ETS”.

  • En hombres, si tienes conductas de riesgo para ETS y presentas flujo vaginal, secreción uretral o ardor en los hombres, úlceras genitales o condilomas genitales y dolor abdominal es recomendable que acudas a revisión  médica, ya que estos síntomas se pueden presentar en algunas infecciones de transmisión sexual.
  • Primordialmente el contagio es por vía sexual, incluyendo sexo vaginal, anal u oral. Otro medio de contagio es por transfusión de sangre o de productos sanguíneos.
  • Transmisión de madre a hijo durante embarazo o parto de: clamidiasis, gonorrea, hepatitis B primaria, VIH y sífilis.

¿Se pueden contagiar sin penetración?

“Sí, por transfusión sanguínea,  y transmisión vertical que es de madre a hijo durante embarazo o parto. En el caso del VPH sólo el contacto genital transfiere la enfermedad”.

¿Si me he contagiado con una ETS qué debo hacer?

“Tienes que acudir a  tu unidad de medicina familiar, centro de salud o con tu médico de confianza. De acuerdo a los síntomas que presentes y a las características de las lesiones que se encuentren durante la exploración física te dará tratamiento. Puede ser que te solicite pruebas de laboratorio para que se te proporcione un tratamiento específico y oportuno y descartar que tengas  más de una infección de transmisión sexual”.

¿Qué sucede si no recibo el tratamiento adecuado?

La doctora también mencionó la importancia de recibir el tratamiento adecuado y las posibles repercusiones de no hacerlo. “Se pueden presentar complicaciones  a corto, mediano y largo plazo. En el caso de las mujeres: cáncer cervical, parto prematuro, enfermedad pélvica inflamatoria (EPI).  Abortos, dolor pélvico crónico, infertilidad, esterilidad son otras consecuencias. También pueden presentar embarazo ectópico, infecciones postparto y mortalidad materna. En cuanto a los niños, ellos pueden presentar: bajo peso al nacer, mortalidad perinatal, malformaciones congénitas. Incluso, daño ocular, pulmonar, óseo, neurológico y muerte perinatal. Finalmente en el caso de los hombres, ellos pueden padecer orquiepididimitis, estenosis uretral,  infertilidad, cáncer de ano o pene y demencia”.

Una experta nos explicó cuáles son los métodos de prevención

La especialista nos explicó la importancia de la educación sexual y la cultura del autocuidado. La exploración genital  constante es necesaria, sólo de esa manera sabremos cuando algo no es normal. Mencionó los métodos de prevención más comunes.

“Existen distintos programas e prevención de ETS y VIH/sida. Entre ellos se encuentra la  abstinencia sexual, cuando existan lesiones activas o durante los lapsos de tratamiento, tanto para el paciente como para la pareja sexual. Es una medida que propicia la curación y evita la transmisión. Es indispensable el uso correcto del condón sea masculino o femenino, ya que es una alternativa confiable para evitar la transmisión de estas infecciones. Utilizarlo al tener relaciones sexuales  vaginales, anales u orales. Finalmente, existen diversas vacunas para prevenir  hepatitis B y virus papiloma humano disponibles en México. La vacuna de hepatitis B en adultos y niños se aplica en tres dosis y la vacuna de VPH en niños y niñas a partir de los 9 años de edad en tres dosis”.

¿Cuáles exámenes médicos debo hacerme periódicamente?

Para finalizar, la entrevistada nos mencionó cuáles son los exámenes que debemos realizarnos sí o sí por lo menos una vez al año. “Si presentaste una  ETS realizar cultivo vaginal o frotis uretral para corroborar que las infección esté erradicada con el tratamiento prescrito. Citología vaginal, en caso de VPH para detectar cáncer cervical. Si eres portador de VIH/SIDA  conteos de CD4 y cargas virales. Si se sospecha que presentas una ETS necesitas una valoración médica para diagnóstico. Los únicos análisis rápidos y económicos actualmente disponibles en relación con una ETS son los de la sífilis y del VIH, cultivo vaginal o uretral”.


Este video te puede gustar