Quantcast

Mi historia con los delineadores

Por  |  0 Comments

Mi maquillaje suele ser muy sencillo ya que no me gusta la sensación de estar bañada en maquillaje. En ese sentido mi  makeup consistía y consiste en resaltar partes claves de mi rostro. Entre ellas se encuentran las pestañas, ojos y labios. Sin embargo, mi producto favorito es el delineador. Este cambia totalmente la mirada sólo con un trazo. Por eso he probado todas las texturas, colores y acabados que se puedan imaginar. Esta es mi aventura con el delineador.

 Mi primer delineador

He de confesar que comencé a usar delineador a una edad nada conveniente. Yo sólo tenía 14 años y ya me gustaba experimentar un poco con los delineadores. En este sentido, el primer delineador que utilicé fue uno en lápiz de color negro. Con él solía delinear la parte interna superior de mi ojo, en cambio que la parte inferior interna la delineaba de rosa.  El resultado no era favorecedor, pero yo me sentía soñada. Además de la imagen rara que me daba, mi delineador se corría rápidamente por lo que parecía que mi cara estaba manchada.

 Conocí los delineadores líquidos

Tiempo después me animé a utilizar el delineador líquido. En ocasiones anteriores había observado a mi madre utilizarlo con destreza. Sin embargo, a mí me daba miedo equivocarme o hacer el trazo chueco. Ambas cosas sucedieron al inicio. No obstante, con un poco de práctica comencé a trazar un delinearme firme. Lo que más me gustaba de esa textura era que se secaba rápido y no se corría durante el día.

 El horrible delineador en gel

Como siempre sucede, una de mis mejores amigas me platicó de su gran experiencia con el delineador en gel. Ella tenía en los párpados algunas marcas formadas por la textura de su piel. Estas eran difíciles de cubrir, por tanto, la textura del gel las difuminaba correctamente. En mi caso, la piel de mis párpados es lisa, por lo que no tenía problema alguno que cubrir. Sin embargo, mi cutis es graso, por lo que mi mayor problema era que el delineador se desvaneciera. Durante la primera aplicación todo estuvo bien, pero en las siguientes el delineado en gel sólo duraba un par de horas intacto.

 Delineadores de colores y glitter

Los delineadores de colores son mi debilidad. Los tonos que más me gustan son los azules y morados. Los uso ocasionalmente o cuando no sé cómo maquillar mi rostro. He aprendido que la tonalidad y la textura van de la mano. Por ejemplo, cuando uso algún color metálico, es preferible usar un delineador líquido. En cambio, cuando uso un color pastel, lo mejor es una textura cremosa que le permita al pigmento adherirse a mi cutis. Con el glitter he tenido muchos disgustos, ya que en ocasiones los brillos son pocos y el delineado queda con espacios.  Tras esta travesía de texturas y colores puedo decir que mi favorito es el delineador líquido tanto mate como mate de colores.

¿Qué puedes contarme tú del delineador que usas? ¿Cuál es tu preferido?