Quantcast

Sorprende a tu pareja en la intimidad

Por  |  0 Comments

El romance en una relación no debe apagarse y la pasión en la intimidad es señal de que el amor ahí sigue. Sorprende a tu pareja en la cama de vez en cuando. ¡Vamos! ¿A quién no le gusta salir de la rutina? Estas son unas cuantas ideas que puedes adoptar para darle a tu relación ese no-sé-qué qué tanto necesita.

Usa algo sexy

shutterstock_260745089

Un poco de lencería sexy siempre logra su cometido. Deja atrás las pantis de algodón y muestra cómo tus curvas van perfectas con un par de atuendos provocativos. Es una buena idea para salir de la rutina en la intimidad. Espéralo así en casa o mándale un pequeño recordatorio de lo que le espera si llega más temprano. Te aseguro que llega volando a casa.

Juego de roles

shutterstock_330947816

Un par de disfraces hacen la diferencia. No tienes que ser tan sofisticado, quítate la pena y empieza a jugar a los roles con él. Ponle un poco de creatividad al juego previo con tu pareja. En esta época del año hasta una ayudante de santa puede ser muy sexy. Que no te dé pena, seguro él te sigue el juego al instante.

Juguetes sexuales

shutterstock_365932466

Si aún no lo has intentado con tu pareja puedes empezar con cosas muy fáciles, como unas esposas. Quizá más tarde puedan escoger juntos qué les gustaría probar. Dense una escapada a un hotel para que nada ni nadie los interrumpa. En algunos puedes encontrar hasta sillones del amor, perfectos para la ocasión.

Una película

shutterstock_259061024

Otra cosa divertida que puedes hacer con tu pareja es ver con el una película erótica, ir calentando un poco las cosas de forma muy original. Quizá hasta encuentren nuevas posiciones o juegos que hacerse el uno al otro mientras ven la película juntos.

Masaje erótico

shutterstock_250187728

Si tu pareja llega super cansado del trabajo, ¿por qué no le ofreces hacerle un masaje? Consigue un par de aceites aromáticos y ponle un poco de imaginación a tu masaje. No tienes que ser una experta, bastará con que lo acaricies correctamente para poder prender el ambiente un poco. Tárdate en llegar a sus zonas erógenas, al final no va a poder resistirse.