Quantcast

Cómo sobrevivir a un trabajo en casa

Por  |  0 Comments

Cuando las personas escuchan las palabras home office automáticamente creen que no hacemos nada. Para esas personas supone muy poco esfuerzo, organización e inversión tanto de tiempo como energía. La verdad es que no todo es miel sobre hojuelas. Por una parte sí es más cómodo, pero también trae miles de problemas de organización. Uno de los principales es el tiempo que inviertes en cada tarea, las distracciones y los deberes del hogar que se mezclan con los de tu empleo. Pero no temas, siempre hay una forma de sobrevivir. Ven te cuento cómo lo hago yo…

Descansa, pero no te pases

Cuando escuché las palabras: home office casi muero de felicidad, pues vivo a dos horas de distancia de  mi trabajo. En consecuencia sólo pensé en dormir y así lo hice los primeros días. Me dormía temprano y descansaba más horas. En consecuencia, despertaba con energías y hasta terminaba mucho antes mis labores. Sin embargo, comencé a confiarme y a dormir más tarde de lo debido. Obviamente al otro día me sentía cansada y avanzaba cada vez más lento. Por ello es bueno dormir, pero de forma adecuada o podría ser contraproducente.

Créeme, para sobrevivir necesitas más organización que antes

Créanlo o no, ahora necesitan estar más organizadas que nunca. Es más, deberías levantarte como si fueras a la oficina de forma normal. Bueno, puedes tomarte media hora más para dormir, pero sólo eso. De este modo despertarás contenta y descansada. tomas una ducha, luego tu desayuno y después empiezas de la mejor forma. De lo contrario puede ser medio día y tú no has desayunado, tampoco te has bañado y en consecuencia pareces un zombie.

Trabaja constantemente, pero no te malpases

Yo sé que cuando tenemos un buen ritmo de trabajo sólo queremos seguir hasta terminar nuestros deberes. Sin embargo, por ese afán nos malpasamos en muchas ocasiones. Por ejemplo: había veces que en vez de tomar mi hora de comida para despejarme, olvidarme de la compu y comer tranquilamente, me quedaba trabajando. Después, me sentía agotada y las cosas no me salían tan bien como yo quería. Fue hasta ese momento en que entendí la importancia de darnos tiempo para cada actividad. Ahora tomo mi hora de comida y después regreso a trabajar más despejada y con mejores ánimos.

Sal de tu casa, por favor

Lo peor que podemos hacer cuando tenemos trabajo en casa es no salir. Todas necesitamos despejarnos por lo menos cinco minutitos. Por ello sal a comer o después de trabajar sal a dar una vuelta a donde tú quieras. Mientras más lejos, mejor. Otra opción es ir al gimnasio o a correr. Toma en cuenta que traer ese estrés a tu casa es malo y hacer que eso perdure en tu mente todo el día es aún peor… Mejor date cinco minutos y relájate.


Este video te puede gustar