Quantcast

Por qué mi primer viaje con mis amigos fue la mejor experiencia

Por  |  0 Comments

Mi primer viaje sola lo hice con mis amigos y fue la mejor experiencia. Pocas veces puedes darte el lujo de desconectarte del mundo aunque sea por unos días. Además, en ocasiones suceden cosas durante el viaje que cambian tu perspectiva no sólo de tus amigos y su amistad, sino también de ti misma. Esto fue lo que me sucedió en esa pequeña aventura.

 ¿A dónde vamos?

Como suele pasar el último semestre de la carrera todos estaban más emocionados por el viaje que por ser adultos independientes. Por un momento parecía que 30 personas podrían ponerse de acuerdo para realizar algo juntos. Sin embargo, eso no pasó. Muchos querían ir a acampar, otros a la playa y muchos sólo querían que dejáramos de vernos pronto. Pasó al menos un mes, hasta que decidimos ir a la playa. Después, tardamos dos semanas más en decidir a cuál playa ir.

 El presupuesto del primer viaje

Nuestra odisea no terminó en el momento en que elegimos nuestro destino. Empeoró cuando decidimos hablar del presupuesto para el viaje. Algunos estaban dispuestos a pagar lo que fuera con tal de irse un par de días a la playa. Otros preferíamos ser cuerdos en cuanto a este punto. Tuvimos que consultar a muchas agencias de viaje antes de tomar la mejor decisión. Esta resultó un paquete en el que el precio y el número de días y servicios estaba equilibrado.

 Algunos accidentes

La noche que salimos hacia nuestro destino todo iba bien. Íbamos sentaditos en el camión cantando y riendo cuando el autobús chocó contra una caseta. En consecuencia, no pudimos salir de la caseta y esperamos alrededor de cuatro horas hasta que nos dejaron ir. A partir de ese momento todos íbamos en silencio y otros dormidos. Durante ese incidente tuvimos mucho tiempo para platicar y limar algunas peleas del pasado. Es increíble como muchos problemas podrían resolverse fácilmente si todos tuviéramos la disposición de hablar acerca de lo que nos lastima o molesta. Finalmente, llegamos a nuestro destino con muchas horas de retraso.

Ya en la  playa

Como era de esperarse y tras largas horas de fiesta y falta de sueño, llegaron las obligadas pláticas acerca del futuro. ¿Qué haremos después?, ¿seguiremos siendo amigos? El ambiente se llenaba de nostalgia, temor y emoción por el futuro, además la reconciliación entre ciertos grupos de amigos hicieron que todos tuviéramos una atmósfera de tranquilidad y compañerismo. Los cuatro días se fueron como agua entre los dedos entre risas, confesiones y momentos muy graciosos. Todo se terminó y regresamos a la normalidad e incertidumbre por el futuro, con la promesa de volver a vernos dentro de un año.