Quantcast

No se nieguen “eso” aunque ya estén casados :o

Por  |  0 Comments

Con “eso” nos referimos a tocarse a sí mismos. Así es, aunque ya estén casados deben tocarse cada uno en su propia intimidad. Hay varias razones por las cuales está bien masturbarse a pesar de tener una pareja. Acá te diremos por qué no deben eliminar sus propias caricias estando casados.

Beneficios

Tanto hombres como mujeres tenemos el mismo deseo sexual, unos más, unos menos, pero todos lo tenemos. La cosa es que cuando nos casamos podemos perder el apetito con el tiempo y por la edad. La masturbación ayuda a que mantengamos este apetito sexual como cuando éramos super jóvenes. Además, te relaja y disminuye los niveles de estrés, ¿a quién no le hace falta relajarse un poco? Por consiguientee, tu actitud mejora, te sientes más feliz y el bienestar en el matrimonio aumenta. Entonces, ni se lo niegues a tu esposo, ni a ti misma. ¡Háganlo!

Fantasías sexuales

Normalmente las parejas casadas se olvidan de las fantasías sexuales. Es muy normal imaginar cosas ya sea con tu pareja o con algún amor platónico. Esto hará que tengan encuentros sexuales mucho más intensos tu esposo y tú.

Tu propio placer

Entre la rutina, la falta de apetito sexual y el cansancio, nos terminamos aburriendo o frustrando. Pues no, nosotras mismas somos las responsables de nuestro propio placer. Así que hazte cargo de tu cuerpo y regálate mucho amor y caricias. Los orgasmos los ponemos tener sin necesidad de nuestra pareja. Entonces si no han tenido mucho tiempo o lo que sea, pues hazlo tú sola.

Elimina el estrés

Masturbarse genera endorfinas, las hormonas que te ayudarán a eliminar el estrés de tu cuerpo. Así que este beneficio no es solo para ti, sino para tu pareja. Obviamente estarán mucho mejor si no tienen ese estrés encima.

Te conoces a ti misma

Cuando te tocas, sabes lo que te gusta y lo que no. Así que a tu pareja podrás pedirle nuevas caricias y también sabrás dónde debes insistir para llegar a tu clímax. Él no sabe lo que sientes si tú no se lo comunicas y finalmente eres tú quien debe decir “ahí” o “ahí no”. Con el tiempo verás que irá cambiando y todo será muy divertido e interesante siempre.

Entonces… ¿qué piensas?, ¿lo harás?

Comentarios