Quantcast

De esto depende cuánto tarda tu pareja en recuperarse entre cada encuentro sexual

Por  |  0 Comments

Hoy te venimos a platicar algo que nos pareció muy curioso acerca del tiempo que tarda en recuperarse el hombre a la hora de comenzar el segundo “round”. A todas nos ha pasado, al final de la primera ronda de sexo y terminamos extenuados… en especial él. Tú seguramente estarás lista para comenzar de nuevo en algunos minutos con la estimulación apropiada. En lo que se refiere a ellos, la historia es otra…

El efecto coolidge

Rocky Horror Picture Show 2016 victoria justice fox tv rocky horror picture show GIF

Se refiere a un patrón de comportamiento sexual por parte de los hombres, más precisamente a su período refractario o el tiempo que necesita para recuperarse entre una y otra práctica sexual tras haber eyaculado. El efecto coolidge hace referencia a que si se practicaran relaciones sexuales con una nueva pareja, la recuperación sería más rápida que con la misma. ¡¿Qué?! Así como lo escuchaste, si tu amor fuera a tener sexo con otra mujer después de ti, su período refractario sería más corto. Parece que aunque ellos no se lo propongan, encuentran formas de hacernos estallar. Claro que estamos hablando de una situación hipotética, así que no te vayas a enojar con tu novio la próxima vez que se tarde en comenzar el segundo round contigo.

Pero… ¿por qué?

 tv nickelodeon why stress melissa joan hart GIF

La explicación es biológica y psicológica. Ante la posibilidad de tener relaciones sexuales con una pareja distinta, los niveles de dopamina se incrementan. En consecuencia, el periodo refractario incluso puede ser nulo. Por el contrario, ante una relación sexual con la misma pareja, el sistema que controla las respuestas fisiológicas ante estímulos emocionales, no reacciona tan rápidamente. A esto lo conocemos como tiempo de recuperación. Este puede variar de persona a persona y de situación a situación.

En relaciones monógamas, definitivamente es algo a lo que se ha de acostumbrar. Tampoco tiene nada de malo, pues entre encuentro y encuentro pueden haber juegos, caricias, etc.