Quantcast

Cómo dejar de odiar a tu ex de una vez por todas

Por  |  0 Comments

Odiar a tu ex es una situación terrible, pues a pesar de que la ruptura ya ha pasado, aún sigues teniendo esa espinita cada vez que piensas en él. En esos momentos cuando recuerdas lo que te hizo, la impotencia y el coraje es lo único que importa. Lamentablemente este bache es muy difícil de pasar, te lo diré yo.

Hace poco, terminé una relación que me dejó super lastimada. Han pasado pocos meses desde mi ruptura, y en verdad esperaba que el tiempo rindiera frutos y dejara atrás el odio y resentimiento hacia esta persona. Sin embargo, al no ver resultados y encontrarme varias veces enganchada a este horrible sentimiento, decidí buscar la forma de dejar de odiar a mi ex.

El primer paso para dejar de odiar a tu ex: aceptar que lo odias

Desde muy pequeños se nos dice que no hay peor emoción que el odio. Sin embargo, somos humanos y las emociones forman parte de quienes somos. Aceptar que estás lastimada, resentida y que no puedes dejar de odiar a esta persona es tu primer paso. A mí me costó mucho trabajo aceptar el resentimiento. A las mujeres latinas se nos educa para ser “fuertes”; es difícil para mí aceptar que existe dolor y tristeza en mi vida. Por si fuera poco, en mi grupo de amigas me consideran indestructible, una buena persona con sentimientos nobles. Por tanto, la palabra odio quedaría completamente fuera de mi vocabulario. Sí, aceptarlo no es sencillo pero una vez que lo haces todo se hace más fácil.

Segundo paso: entiende que odiarlo es un vínculo emocional

Vale estás resentida y quisieras que la vida y el karma se comieran a esa personita en este mismo instante. Es normal tener el sentimiento atorado y es momento de que lo saques. De lo contrario, seguirás teniendo un vínculo emocional con ella. Duele aceptar que a veces las personas que entran en tu vida no lo hacen para enseñarte de una forma amable. Muchas de las lecciones más valiosas de esta vida vienen en presentaciones desastrosas.

En mi caso aprendí que solo yo puedo decidir sobre mi cuerpo y mis emociones. Dejé de echarle la culpa a este sujeto por su engaño. Al final, después de un buen análisis fui yo la que no quiso abrir los ojos a la verdad hasta que fue demasiado tarde. El ego puede ser tu peor enemigo, pues dejarlo atrás es aceptar que cada error que cometes es porque flaqueas. En mi caso, se debió a la baja autoestima. Analiza la situación por última vez, y más que perdonarlo a él, perdónate a ti misma por haberte permitido caer de esa forma.

Tercer paso: canaliza tu odio hacia otra cosa

El segundo paso es super difícil de dar, pero al mismo tiempo puedes canalizar toda esa energía hacia otro lado. Escribir puede ser un gran alivio, saca todo lo que tengas que decirle a tu ex en una carta. No para enviársela, sino para quemarla y seguir adelante con tu vida. Evita que esta emoción tan negativa te controle, mientras más tiempo pase más tardarás en liberarte de ella.

Cuarto paso: sigue adelante por encima de todo

El odio aparece cuando las cosas no se encuentran en “orden” según tu perspectiva para estar en paz. Sabiendo esto, regresamos a que eres la constructora de tu propia vida. No puedes pedir que las personas a tu alrededor te brinden la paz que tú no tienes interiormente. Busca el aprendizaje dentro de la relación fallida y, sobre todo, sigue adelante. Sana, y acepta que esta es una oportunidad única para mejorar todo lo que no vas a volver a hacer o permitir en una relación.


Este video te puede gustar