Quantcast

Vivir con tu mejor amiga, ¿es una buena opción?

Por  |  0 Comments

Cuando llega el momento de independizarnos solemos mudarnos con personas que nos agradan y son de nuestra entera confianza. Nadie nos menciona los problemas que conlleva el hacer una mala elección, incluso cuando se trata de alguien de nuestra entera confianza. ¿Qué podría salir mal si se trata de tu mejor amiga? Bueno, veamos algunas preguntas que debemos plantear antes de tomar la decisión y planear la mudanza. 

¿Tu mejor amiga es responsable?

Una de las ventajas al compartir la renta de un departamento o una casa es repartir los gastos. Por tanto, si tu mejor amiga no administra su dinero de manera adecuada y continuamente se queda corta de efectivo, podrían tener problemas para cubrir los gastos del hogar.

¿Respeta tu privacidad?

Nuestra mejor amiga es una confidente que sabe muchas cosas acerca de la forma en que vivimos y pensamos. Lo anterior podría convertirse en una desventaja si tu mejor amiga no entiende que hay un límite que no debe rebasar. Esto implica el revisar tus pertenencias como tu correo o redes sociales en caso de que compartan algún dispositivo electrónico. 

¿Te permite estar a solas?

Solemos pasar mucho tiempo con nuestras amigas. Sin embargo, también disfrutamos estar solas ya sea para relajarnos, ver alguna película o serie, leer. Realizamos distintas actividades que gozamos de manera individual. Tu compañera debe entenderlo y respetar esos pequeños espacios. Vivir juntas no significa pasar todo el tiempo juntas.

¿Comparten los mismos hábitos alimenticios?

No sólo compartirán un hogar, también la dieta que han tenido durante toda su vida. Si tú te alimentas de manera sana, mientras que tu mejor amiga no se preocupa por ese aspecto, podrían tener problemas. Es importante que hablen sobre el tema para llegar a un acuerdo. Podrían equilibrar la cantidad y calidad de comida para que ninguna deje de comer lo que prefiere.

¿Tiene una buena higiene?

La manera más sencilla para convivir de manera tranquila y agradable es dividir las tareas del hogar. La limpieza es una de esas tareas que constantemente causa dolores de cabeza. Procuren cumplir sus tareas domésticas, de lo contrario, la casa se convertirá en un caos. Así mismo, si tienen malos hábitos de higiene se incomodarán y terminarán peleando.

¿Te irías a vivir con tu mejor amiga? ¡Cuéntanos!