Quantcast

7 pasos para perdonarte por haber tropezado con la misma piedra…

Por  |  0 Comments

Los errores que cometemos suelen llevarnos a un aprendizaje. No obstante, a veces tenemos que tropezar con la misma piedra para salir adelante. No importa en qué tipo de relación te hayas involucrado, incluso las relaciones tóxicas suelen llevarnos a donde debemos estar. Así que si en este momento te sientes como una tonta por haber caído por la misma piedra, no te preocupes; esto también va a pasar.

Ha que tomar las cosas con perspectiva, de otra forma el aprendizaje nunca llegará. Algunas veces necesitamos tropezar más de dos veces con la misma piedra para crecer y avanzar. En mi experiencia, lo primero que debes hacer para seguir adelante es perdonarte. Puede sonar de lo más sencillo, sin embargo pocas veces lo es. Afortunadamente, espero que mi experiencia te ayude a salir rápido y bien librada de este tropiezo. Pues yo, igual que tú, he pasado por algunas relaciones bastante tóxicas y aquí sigo. Créeme todo va a estar bien.

1.- Acepta lo que sucedió

Es la parte más difícil de este proceso. Cuando acabas con una persona que te lastimó incontables veces, tu mente dice: “déjalo”, mientras tu corazón se aferra al recuerdo de la parte más bonita de tu relación. Es algo instintivo tratar de proteger el recuerdo de lo que fue. Así que el primer paso es ese. Por mucho que duela, acepta que esa relación se acabó, que no era para ti y que te hacía daño. Ver con claridad no es muy común cuando dejas una relación destructiva, así que date algo de tiempo. No seas tan dura contigo misma. Si algo he aprendido con los años es que caer con la misma piedra no tiene que definirte. Tú decides hasta qué punto vas a sufrir por esa relación.

2.- Sé gentil contigo misma

Cuando vives una relación tóxica, sentirte mal y lastimada es el pan de cada día. Pero, ¿sabes?, cuando ese mal se aleja de tu vida, todo comienza a transformarse. Aunque es posible que pases unos meses terribles, tienes que repetirte y convencerte a ti misma de que todo irá bien. Sé dulce con tu duelo y perdónate todo lo que sufriste. Empieza a aprender de ello, verás como en un abrir y cerrar de ojos te encontrarás riendo de nuevo. No obstante, si la oscuridad es mucha puedes pedir ayuda. Las terapias psicológicas a veces son necesarias; no tengas miedo. No eres la única que ha tropezado dos o más veces con la misma piedra.

3.- Vive tu duelo

Puedo confesarte que hace algún tiempo fui de relación en relación destructiva. Tuve momentos muy difíciles, durante los cuales toqué fondo de formas muy desagradables. En aquella época, recuerdo que la oscuridad que me rodeaba no me dejaba pensar correctamente. Por eso que fui de una relación a otra sin pensarlo. Este es el mejor consejo que puedo darte: cuando hayas salido de un gran tropiezo, tómate tu tiempo. Aíslate un poco para analizar lo que sucedió, consiéntete a ti misma, siente el dolor y déjalo ir. Es preciso que te recuperes antes de siquiera pensar en salir en busca del “amor”. Los corazones rotos no sanan en semanas, sé paciente contigo misma y avanza a tu ritmo. Comienza a salir a lugares sin bullicio, da largos paseos al parque o a lugares tranquilos. Primero recupera tu fuerza, solo tú sabrás el momento en el que te sientas recuperada nuevamente.

4.- No pidas opiniones

Repetir la misma historia una y otra vez no te va a dejar nada. Mucho menos si se la cuentas a un montón de personas. Quítale el poder a ese mal recuerdo, no se lo digas a todos, deja de repetirlo. Cuanto más lo refieras, lo vives de nuevo una y otra vez. Sin contar la cantidad de opiniones que te van a dar las demás personas. No tienes por qué pasar por el juicio de lo que hiciste mal o no. Fue un error, acéptalo, siéntelo y comienza a olvidar y a perdonarte lo más pronto que puedas.

5.- No sobreanalices

Lo que haya pasado ya ocurrió. Sobreanalizar las cosas no te va dejar nada bueno. ¿Quién fue el culpable? Realmente no importa. En cualquier relación siempre hay dos caras de la moneda. Concentra tu energía en hacer algo diferente, distrae tu mente y dedícate tiempo. Mientras menos pienses en el asunto, más rápido avanzarás.

6.- Libera tu mente

La culpa es una mala consejera, así que pase lo que pase trata de liberar tu mente de ella. Es tiempo de perdonarte por lo que haya ocurrido. Date la oportunidad de comenzar a vivir sin ansiedad ni esa tristeza que te hace tanto mal. Deja que la vida suceda, dale tiempo al tiempo y de verdad sé muy paciente.

7.- Siéntete tú otra vez

Con el paso del tiempo, en cuanto comiences a sentirte más fuerte te encontrarás más lúcida que nunca. Este es el momento en el que debes conocerte a ti misma de nuevo. También aprender del pasado y prometerte no volver a caer en los mismos patrones. Es una dura realidad que los patrones llegarán a ti de la forma más natural, los peligros siempre van a estar latentes. Es solo en esos momentos cuando realmente te darás cuenta si ya aprendiste.

Romper patrones es algo difícil, no te martirices pensando que nunca lo vas a lograr. Aprender puede ser muy duro, no obstante es algo necesario para seguir avanzando. Ten fe en ti misma, aprende y deja ir el pasado.