Quantcast

Probé aclarar mis dientes con carbón activo durante 15 días

Por  |  0 Comments

Hace un tiempo me di cuenta de que mis dientes no estaban en las condiciones más óptimas para sonreír ante una cámara. Después de algunas selfies reveladoras, empecé a preocuparme por este problema. No soy de las chicas que fuman todo el día. De hecho, lo hago socialmente muy de vez en cuando. Aunque debo admitir que bebo café como si no hubiera un mañana… En fin, después de identificar por qué mis dientes estaban tan amarillos empecé a buscar soluciones para aclarar mis dientes.

La solución a mis problemas

La primera opción para mí era ir a un dentista para pedirle consejo y someterme a un aclarado láser o alguna de esas cosas médicas caras que te prometen una mejor sonrisa. Sin embargo, antes de embarcarme en este tratamiento en el cual debía de dejar de tomar café, vino y refresco, encontré varios remedios naturales navegando por Pinterest. El único que me convenció fue una mascarilla de carbón activo que debía aplicarme cada tercer día durante dos semanas para aclarar mis dientes.

Finalmente, sin mucha esperanza de que esta funcionara (pues no soy muy creyente de los remedios naturales) fui a una droguería  y conseguí un kilo (porque no me vendieron menos) de carbón activo. La verdad, también me emocionó el hecho de probar este ingrediente que esta de moda por todas partes. Incluso podía utilizarlo en una de esas mascarillas adheribles. Así que, esto fue lo que pasó en 15 días.

La otra opción

El carbón activo no tiene el sabor más agradable de este mundo. Sin embargo, puede decirte que es bastante efectivo, por lo menos para aclarar mis dientes y seguro también los tuyos. Antes que nada, investigué todo lo que pude acerca de este ingrediente. Me aseguré que no fuera tóxico ni nada de eso y después seguí esta sencilla receta:

Ingredientes:

  • pasta de dientes
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1 cucharadita de carbón activo

Básicamente solo tienes que revolver todos los ingredientes y con tu cepillo habitual de dientes cepillarte como de costumbre.

El resultado

La realidad es que desde el primer día me di cuenta de las grandes ventajas que tiene esta mascarilla. No solo cambió la coloración de mis dientes desde el primer uso, de hecho también sientes más limpios los dientes. Esta sensación puede durar hasta después de comer. No quiero que pienses que le estoy haciendo el comercial a esta mascarilla, pero de verdad quedé más que contenta con el resultado. Así pasaron las dos semanas y el cambio se volvió cada vez más evidente. Solo que ¡aguas! Hacerlo todos los días tampoco es muy recomendable. Según lo queme dijo un dentista al que consulté, el uso del bicarbonato de sodio todos los días debilita el esmalte natural de los dientes.

Algunos tips

Mientras pasaba el tiempo me di cuenta de que varias cosas para hacer la aplicación de la mascarilla de manera más expedita.

  • Puedes hacer la mezcla y guardarla en el refri porque necesitas muy poquita para limpiarte los dientes.
  • Además, es posible preparar la mezcla directamente sobre tu cepillo. Así es más rápido.
  • Tienes que enjuagarte super bien, porque si no literalmente saldrás con la boca de la niña del aro.
  • Es una idea genial para asustar a tus hermanos, pareja o papas. Te vas a reír un rato mostrando tu hermosa sonrisa negra.

En mi experiencia, esta mascarilla es super recomendable. Puede ser el inicio hacia una mejor salud bucal. Además, creo que resulta un práctico tratamiento alternativo al de un dentista para mantener una sonrisa de 10. Si lo haces, cuéntame cómo te fue.