Quantcast

Aprende a decorar tu cuarto con estos fáciles consejos

Por  |  0 Comments

Mi habitación es lo más sagrado que tengo, pues es el espacio que tengo para mí sola. Comparto la sala, la cocina y el comedor con mi familia, pero mi cuarto es únicamente mío. Ahí puedo hacer lo que quiera sin que nadie quiera imponerme algo distinto. Con el paso del tiempo, aprendí que no es necesario gastar miles para decorar tu cuarto. Gracias a todos los tutoriales que existen, encontré magníficas ideas con las que mi cuarto cambió. Quiero compartirlas contigo, no te arrepentirás de seguir algunas de ellas.

Paredes decoradas

Para mí, las fotografías son muy importantes, pues congelan momentos importantes que he tenido en la vida. Cada cierto tiempo saco las cajas llenas de mis fotografías para recordar gratos momentos y darme cuenta hasta dónde he llegado. Sin embargo, hice una selección que es imprescindible y decidí dejarla como adorno. Para lograrlo, conseguí una serie de luces led que fui colocando en la pared a modo de guirnalda. Con clavos fijé las puntas de un extremo a otro de la pared. Luego, usando pinzas de ropa coloqué las fotos sobre el cable de las luces. Por la noche, cuando enciendo las luces, se ve increíble. Así, además de iluminar mi recámara, tengo presentes esos momentos trascendentales en mi vida.

Cajones

Aunque mis cajones no son uno de los aspectos que más se nota en mi cuarto, también pensé en darle una arregladita. El hecho de que no se vean no significa que deban quedar desordenados. El cajón de la ropa interior necesitaba organización. Únicamente tuve que comprar un pliego de papel ilustración (que es lo suficientemente duro para lo que yo necesitaba). Medí el tamaño de los cajones y marqué varias tiras que luego fui intercalando para que quedaran espacios individuales. Cuando finalicé, quedó una especie de rombos con las tiras de papel. En cada uno de los huecos fui metiendo mis pantaletas y bras.

Tarros divertidos

Decorar tu cuarto puede ser la actividad más divertida que puedes hacer. Para que así sea, adórnalo de acuerdo a tus gustos y necesidades. Yo por ejemplo, también opté por decorar unos tarros de vidrio para guardar diferentes accesorios en mi escritorio y mi closet. Con ayuda de un plumón permanente, pinté caras en los tarros de vidrio. En uno de los tarros guardé mi rímel y delineadores. Usé otro tarro para guardar mis brochas y el último para las plumas y colores que uso para decorar mis libretas.

Al rescate del make up

En más de una ocasión he entrado en pánico cuando se me hace tarde para una cita y no encuentro el labial adecuado. Pero para mi fortuna, encontré la solución con esta magnífica idea: una caja para guardar los labiales. Usé una caja y con ayuda de papel ilustración marqué columnas y filas. El procedimiento fue parecido al de la ropa interior, pero en este quedaron marcados cuadros, no rombos. En cada espacio metí un labial diferente. Así es más fácil encontrarlos cada vez que los necesito, créeme. No olvides que decorar tu cuarto no sólo se refiere a pintar lindo las paredes, también implica que mantengas tus pertenencias en orden.

Accesorios a la mano

Me encantan los accesorios como collares, anillos, pulseras y todo lo que le dé más vista a mi look. Igual que con los labiales, a veces no encontraba el que necesitaba porque tenía un verdadero caos en la caja donde los guardaba. Ese problema terminó cuando decidí usar ganchos para colgar mis accesorios. Lo único que tuve que hacer fue taladrar hoyos en los ganchos con un taladro y colocar pequeñas armellas. En cada armella cuelgo cada accesorio ¡y listo!

Un lindo taburete

Anteriormente tenía mis zapatos y tenis debajo de la cama, pero no le daban un buen aspecto a mi cuarto. Las cajas de madera de fruta son una gran opción que además de ayudarme a guardar mi calzado, me resultó bastante funcional. Añadí entrepaños para que cupieran más zapatos. En la parte de arriba, coloqué un pequeño cojín, para que además de guardar mis zapatos, me sirva como un asiento.

Lámpara de ensueño

Una linda lámpara siempre es buena, yo hice una con mi diseño favorito. Elegí la fotografía de una ciudad y sobre una cartulina blanca la fui calcando con ayuda de un alfiler. Cuando el diseño quedó totalmente copiado, pinté con aerosol negro toda la cartulina. Al final, coloqué un foco dentro y listo, la lámpara iluminaba sin lastimar demasiado.

Decorar tu cuarto es más sencillo de lo que imaginas. No tengas miedo a probar, puedes crear cosas realmente sorprendentes. Espero te haya servido mi experiencia.